Nisekoi #5 Divertidamente ligera

nisekoi05Nisekoi comenzó su andadura sin hacer apenas ruido, pero tan sólo cinco tomos después ha conseguido colocarse, dentro de mi itinerario de compras, como una obligación que cumplo gustosamente. Disfruto con la comedia de la Shonen Jump, y no poco precisamente: si me paro a pensarlo me doy cuenta de lo que decía antes, de que lleva muy pocos tomos, pero es que al tener un elenco más pequeño que la obra con la que irremediablemente la comparo en todo momento, la enormemente disfrutable School Rumble, se llega a conocer a todos los personajes con una rapidez pasmosa. Hay que reconocer, número de personajes aparte, el mérito a Naoshi Komi en cualquier caso, porque de talento aquí hay un rato: no sólo en el dibujo de los personajes femeninos, que por supuesto también, sino en cuanto a la ligereza de la obra. Ésta es una comedia que se lee a la velocidad de la luz, y aunque no es de carcajada constante sí es de sonrisa perpetua, lo cual, pienso, es un hecho más que infravalorado y casi casi que más importante.

Porque qué importa si no estamos ante la Seinfeld del manga: al menos no es una Big Bang Theory del montón, y si está cerca de ser una suerte de Modern Family: muy constante en sus calidades, realmente consciente de sus fallos; también muy divertida dentro de sus límites. Porque hay unos cuantos, en este manga sobre un chaval que parece gustar desde pequeño a cualquier mujer sobre la faz de la tierra: al fin y al cabo no es otra cosa que una comedia estudiantil publicada en la revista que lleva portando el estandarte de lo que el cómic japonés pensado para adolescentes debe ser desde hace ya muchos años. Y es un manga perfecto para llevar esa losa que, al publicarse en la revista que lo hace, se le adjudica automáticamente: la historia de Raku, Chitoge y el resto es de una blancura fabulosa, pese a contener algunas trazas de humor típico japonés que no dañan sino refuerzan un conjunto, ante todo, cálido y agradable.

Decía cuando me tocó reseñar el primer tomo que, aunque aún no me había acabado de conquistar, se le veía cierto potencial al asunto. Ahora, pese a que pueda parecer un poco pronto visto desde fuera, no podría estar más de acuerdo con todo aquello que escribí: Nisekoi es a día de hoy un manga sólido, divertido y fresco al que cualquiera puede engancharse y disfrutar sin más. Al menos actualmente es todo eso, y doy por sentado que lo seguirá siendo hasta que llegado el momento nos toque despedirnos de los personajes. No importa: no sé cuándo llegará ese momento, pero sé que hasta entonces podré disfrutar mucho de todo lo que Komi, desde un punto que se siente humilde y cercano, tiene que contarnos.

  • Nisekoi tiene eso especial, fácilmente se le coge afecto a los personajes y cada capítulo es algo muy agradable y placentero de leer, por eso fue de las pocas, en su momento la única, que consiguió que me aficionara por scans esperando con ganas la entrega de cada semana, lo dejé al anunciar Ivrea la licencia porque creo que no hay nada mejor que leer un tomo en papel por primera vez, pero vaya, eso es otra historia.

    El caso es que ahora mismo es de mis favoritas del género y, sobretodo y lo que al final cuenta, algo con lo que me lo paso muy bien leyendo.