Primeras impresiones de Nisekoi

nisekoi01A grandes rasgos y sin entrar en demasiados detalles podríamos catalogar los mangas actuales de la Shonen Jump en dos grupos: los de hostias y los de no-hostias. Naruto, One Piece o Toriko entrarían en el primer grupo mientras que otras series más discretas como Shokugeki no Soma o Nisekoi estarían en el segundo.

Y precisamente ése es quizás el mayor acierto de la última –publicada aquí bien por Ivrea–: sabe lo que es y a lo que puede aspirar, quedándose por el momento como una comedia estudiantil no demasiado brillante pero si con cierto carisma. Komi relata con una muy justa eficacia los enredos amorosos entre los tres personajes de la portada de la izquierda; dos de los cuales –el moreno y la rubia– tienen que fingir ser pareja para evitar una guerra entre sus familias –yakuzas y gángsters respectivamente–. Todo eso con un dibujo ameno y simpático que resuelve especialmente bien todas las viñetas en las que salen las chicas de la historia.

La cosa se desenvuelve de una forma aceptable en este volumen, es un tomo que avanza bastante en todos los aspectos: al final del mismo no solo habremos conocido de sobra a todos los personajes importantes hasta el momento, sino que también seremos conscientes de que les pasan un montón de cosas. No es un tomo de presentación lento, sino que ese necesario paso narrativo se resuelve muy rápido dejando paso a otras cosas. A pesar de ello y de que el autor no quiera dejar de contar cosas en todo momento –dentro de lo que algo como una comedieta adolescente puede permitirse– a mí se me ha hecho bastante cuesta arriba en algunos momentos.

En estos siete capítulos no ha habido ningún chiste demasiado brillante, y eso es algo que este tipo de manga necesita como el comer. Que sí, que por el momento el autor no ha recurrido, y esto es digno de admirar, a situaciones demasiado trilladas del palo de “se te ven las tetas/sangre por la nariz/bofetada”, pero tampoco ha demostrado tener un humor especialmente gracioso.

Compré este primer tomo de Nisekoi por pura inercia: quería ver si podía encontrarle un sustituto actual a la estupenda School Rumble, pero por el momento no ha podido ser. No es un tomo fallido ni mucho menos; estoy seguro que a muchos les parecerá divertido todo lo que se pretende en este primer volumen, pero por el momento a mí no me ha llegado a conquistar. Aún con todo, la seguiré comprando: se le ve cierto potencial al asunto. Sólo le falta desarrollarse un poco más.