Gracias y hasta siempre, Raruto

rar

El 30 de noviembre de 2005 Jesús García “Jesulink” publicó en un pequeño blog —actualmente con todo ese contenido borrado y sólo un par de enlaces hacía nuevos sitios— el primer capítulo de Raruto, una parodia de Naruto con un dibujo bastante desastroso en aquel momento y un guión tan absolutamente gamberro que era casi inconcebible no seguir leyendo estupefacto ese sorprendente y atrevido humor que, además de parodiar y reírse de todos los fallos de la obra de Kishimoto —aunque siempre desde la muy notable perspectiva de un fan— conseguía ir un poco más allá estableciendo capítulo a capítulo las bases de las relaciones entre unos personajes que poco a poco irían creando sus propias personalidades, perfilándose así como seres ficticios cada vez más alejados de sus respectivos originales y creando un universo propio entorno a ellos francamente disfrutable.

Yo no estuve en ese momento y me fui enterando de ese lapso temporal después: aún sí, llegué en un punto medianamente temprano del proyecto; el suficiente al menos para contemplar, sorprendido, cómo lo que comenzó de una manera sencilla y en una búsqueda idílica de la carcajada más absoluta sin importar demasiado el cómo llegar a ella —ese es probablemente su secreto— había llegado a movilizar a tanta gente y evolucionar de una manera tan significativa: quizá no en su carácter como obra (pues a pesar de la sobresaliente mejora gráfica sigue un compás narrativo muy parecido), pero sí en una no intencionada carrera hacía la consagración como todo un ejemplo dentro de la auto-publicación —no el único, por supuesto— en España, del poder conseguir llegar a cantidades inimaginables de lectores sin contar, primero, con un dibujo demasiado espectacular; y segundo, con unas editoriales cada vez más reticentes a publicar cualquier cosa patria que encaje con el comprador medio de manga: alguien en las primeras etapas de la adolescencia que no lee demasiado más allá de lo estrictamente popular, sea porque no tiene más recursos o porque directamente no conoce obras de otro estilo, pero que por el momento tampoco necesita más para ir perfilando sus gustos. Lectores a los que les queda mucho camino por conocer y más aún por leer.

Raruto ha supuesto, en ese sentido, una especie de acompañamiento en el crecimiento de bastantes lectores (situados ahora al rededor de los quince o los veinte)  sobretodo sirviendo como contrapunto a la obra de Kishimoto, probablemente uno de los mangas con el que más lectores se han iniciado en este país en los últimos tiempos y del que más parodias fallidas hay. Pero también para todos aquellos que anhelan publicar una obra ha sido una demostración clara y directa de que con esfuerzo y talento se pueden conseguir muchas cosas, una especie de maravilloso ejemplo cercano y muy necesario para todos ellos. Raruto ha sido, por la cercanía de todo lo que lo relaciona o lo humilde del asunto, algo mucho más personal y en el que la gente se ha visto envuelta con el paso del tiempo.

rarutoRecuerdo perfectamente que comencé viendo Raruto de casualidad en Youtube como vídeo recomendado; de ahí salté a la web oficial y a mi primer Salón del Manga con Jesulink: mi primer tomo, mi primera firma y el comienzo de una fidelidad bastante absoluta hacía el alicantino y todo lo que supone, en una mezcla de respeto y admiración hacía un proyecto ambicioso, sí, pero también muy paciente, donde parece que ahora todo comienza a dar sus frutos con un despegue más profesional y curtido amparado por un sello editorial propio: 5 Elementos, obra posterior de la que ya hablé aquí, se comercializa en tiendas de todo el país y lleva a cuestas a una buena legión de fans; otros proyectos, futuros, pasados, también parecen ir viento en popa mientras que la llama que lo inició todo hace ya muchísimo tiempo se va apagando poco a poco para ir dejando paso a otras cosas. No se sabe si mejores o peores, pero desde luego no sustituibles para una obra que terminará el próximo fin de semana y que, de algún modo, ha estado siempre ahí. Cuando leía Naruto y cuando ahora leo otro tipo de cosas.

Gracias por todo, Jesulink. Gracias por todo y hasta siempre, Raruto.

  • Totalmente de acuerdo contigo, Raruto se ha convertido de un tiempo a esta parte en un claro representante de como un autor puede autopublicar su obra con un poco de suerte y muchísimo esfuerzo. Digo esto porque en aquel entonces, cuando comenzó, Raruto era una parodia más de la serie de moda. Pero gracias a la dedicación de su autor, publicando capítulos periódicamente, y manteniendo ese humor característico, consiguió pasar de ser “una parodia más” a convertirse en “la parodia”.

  • Yo comencé e leerla por unos amigos, lo primero que escuche de la parodia fue a ellos cantando “Te dejo a mi prima” Vaya que era graciosa y como se la sabían de memoria ese par XD

    Muy buen articulo, si algo no se le puede negar a Jesulink es que se ha volcado en su obra y encima no se le ha sabido a la cabeza. Si lo pienso jamás pensé que esas canciones y chistes podrían salir de un profesor, me imaginaba al autor de otra forma, no es que Jesulink sea soso, pero no pense que fuera tan humilde y dedicado.

  • Caloch

    Este a sido el mejor manga que he leido por eso me da mucha pena que tenga que terminar pero igual muy buen trabajo.Recuerdo que ase casi un Año y un mes que lo comenze a ber pór casualidad en un video de youtube y con el vinieron los opening y yo ni cuenta de que abia un pagina con mangas de este y cuando lo descubri no me separe y ahora que termine que pena pero a la vez una satisfaccion muy grande al seguir sus pasos que son 5 elementos y talbez otros mas.

  • sasir96

    Recuerdo que en clase escuché el chiste de la Anbu-lancia y la descripción del byantukan pensé “serán cosas chorras de Naruto”.Cuando uno de ellos me dio a leer el primer tomo me enganché y hasta hoy sigo releyendo los capitulos.Gracias Joshua,por dejármelo para leer y mostrarme Raruto.

  • Pomero

    Este manga me lo recomendó un buen amigo que hace mucho no veo y debo decir que he estado leyéndolo desde que hiba en primaria y orita ando en prepa
    Extrañare raruto mucho me ha dejado marcado esta obra

  • Casi parece que este artículo lo he escrito yo… (bueno, yo lo habría redactado peor, pero… xd)