Saint Seiya #16 Guapos contra feos

ss16Está claro que los personajes de Saint Seiya, además de aparentar bastante más edad de la que tienen (especialmente los Caballeros de Bronce, que se nos dice que rondan los 13 años), están diseñados para que pensemos que todos los adolescentes valerosos tienen la piel fina y rasgos más bien femeninos. Hay excepciones, claro, pero ya me entendéis. Los Caballeros de Oro, que ya son mayores de edad, acentúan esta impresión, y nos damos más cuenta de ello cuando los contrastamos con según qué enemigos. Porque en este decimosexto número de Saint Seiya sigue, para alegría de los que nos quedamos hastiados con la saga de Poseidón —que no aportaba nada y encima era redundante—, el enfrentamiento entre los Caballeros de Oro y las hordas de Hades. Seiya y sus amigos tienen aquí una presencia testimonial, a excepción de Shiryû, que anticipa el por otra parte previsible regreso del cuarteto protagonista al primer plano de la narración en tomos posteriores.

Y entre las hordas de Hades están los Caballeros de Oro resucitados, que son atractivos, pero también los 108 Espectros, muchas de cuyas armaduras se basan en animales e insectos menos agraciados, y sus portadores no son, a veces, mucho mejores. Es una curiosidad, simplemente, pero se cumple el tópico de feos = malos y guapos = buenos o buenos en potencia. Tampoco es Saint Seiya una obra que trate con demasiado esfuerzo de huir de los tópicos, todo hay que decirlo.

Volviendo a la faceta argumental, lo cierto es que los enfrentamientos entre dos facciones del enemigo, sumados al hecho de que los Caballeros de Oro resucitados originalmente protegían a Atenea y no querían matarla como ahora, da lugar a la confusión en algunos momentos, porque acabamos viendo Caballeros de Oro contra Espectros, pero también Caballeros de Oro contra Caballeros de Oro, y recordamos que en la primera saga de esta mítica obra los Caballeros de Bronce, los “nuestros”, se enfrentaban a ellos, con lo que de vez en cuando tenemos que hacer un repaso mental de dónde nos encontramos y qué caballero quiere qué. De momento disfrutamos combate tras combate, por desgracia sin variar el esquema de uno contra uno (cuando hay equipos los miembros que “sobran” se quedan mirando o se van), pero sigue siendo una trama interesante si nos olvidamos de los comportamientos poco creíbles en general —que es un mal de la propia obra desde el principio— y nos fijamos en que ya llevamos bastantes páginas protagonizadas por personajes que hasta hace poco habían tenido papeles muy pequeños.

Incluso el viejo Tong-Hu, el menos atractivo de los Caballeros de Oro por cuestiones obvias —aunque podríamos cambiar de opinión—, se arremanga en este volumen. Solo por eso ya merece la pena.

  • pacoprz12

    Para meterse con una obra maestra, hay q tener cojones, y de guapos contra feos nada, sino, dime a ver Radamanthys, Minos, Papillon, etc. y llamar a el viejo Dohko, Tong-Hu, es una tocada de pelotas de Glenat XD, para los q no la hayan visto o leído, decir que como bien repito es un Obra Maestra del cómic en mi opinion, es verdad que quizá peque de topicazos, pero joder, los protagonistas derrochan carisma, cada capitulo engancha, y las paranoias que se inventan para pelear son siempre geniales, lo único que me da pena es que Kurumada no introdujera la saga de Asgard en el manga, ya que le daría bastante sentido a la saga de Poseidón.

    • Ya escribí que no eran todos, sino una sensación general. Aun así, por mucho que sea una obra maestra y un imprescindible de su época, tú mismo ves que está lleno de topicazos. También Dragon Ball es una obra maestra, también Dragon Ball me gusta (nunca he dicho que Saint Seiya no me guste) y también Dragon Ball está llena de WTF.

      Hay que saber ver los puntos débiles de aquello que amamos, también. Y Saint Seiya los tiene. Hay muchas cosas que desde el punto de vista narrativo te las hace una obra actual y no se las perdonas. Pues eso.

      • pacoprz12

        Hombre, lo primero decir q es un shonen, y a los shonen se les perdona todo, y con ello me refiero a los WTF y a los topicazos, con eso me refiero a incluso si me las hace una obra actual me lo tengo que comer, pk es el género de los power Ups por la cara y demás, donde esas cosas no se las perdona es en los seinens, que cada vez hay actualmente más, y más shonens que quieren ser seinens, pero no es el caso, el comparar una obra shonen desde un punto de vista seinen, que creo que es desde el agujero que me parece que quieres mirar, también decir que Kurumada es el rey de los topicazos, por si no lo has visto/leído te recomiendo Ring ni Kakero, tb de Kurumada, es otro shonen cargado de topicazos de la época, y que también es muy buena en su género claro, un saludo 🙂