Reseña de Yu Yu Hakusho

yu yu hakusho reseña 2

Desde que en 2012 la línea manga de Panini adoptara, por sorpresa —debido a los muchísimos años que habían pasado desde su inicio—, Hunter x Hunter en su catálogo, la obra que tiene abierta todavía ahora el señor Togashi ha conseguido un fandom relativamente grande en nuestro país, y no es fácil ver a nadie criticándola, a pesar de sus muchos defectos, entre los cuales algunas sagas que son auténticos tostones.

Sin embargo se dicen muchas pestes de Yu Yu Hakusho, obra anterior (se serializó entre 1990 y 1994 y dio para 19 volúmenes) que fue publicada íntegramente en castellano por parte de Glénat, que la saldó como consecuencia del infame “shueishazo” cuando ya se había cambiado el nombre a EDT. Concretamente se le critica (y duramente) el final, del que se dice que es precipitado, abrupto incluso, y que está muy mal dibujado. Pero Yu Yu Hakusho es un conjunto, un todo, que hay que analizar como se merece una obra que, al igual que Hunter x Hunter, está entre las 10 más vendidas de la historia de la revista Shunen Jump, lo que constituye un caso especial al ser Yoshihiro Togashi el único mangaka con dos obras en ese Top 10.

¿De qué va Yu Yu Hakusho? Es posible que ya lo sepáis porque visteis el anime de 112 episodios, además de OVAs y películas, pero su protagonista es Yûsuke Urameshi y muere en el primer capítulo. No es el primer protagonista de un manga que pierde la vida, pero no es frecuente que esto ocurra a las primeras de cambio. En su caso, sin embargo, es necesario para el desarrollo de esta historia de espíritus y misiones relacionadas con el más allá, los seres sobrenaturales y los demonios.

Pues bien, resulta que Yûsuke es un gamberro de instituto, el más temido del suyo por lo menos, y muere salvándole la vida a un niño que iba a ser atropellado, una situación que hemos visto en más de un manga. Tras fallecer, en el más allá no saben qué hacer con él, porque por sus acciones estaba destinado a ir al infierno, pero lo de salvarle la vida a un niño como que les ha descolocado. Así, deciden darle la oportunidad de volver a la vida si antes cumple una serie de misiones como detective espiritual.

Así empieza Yu Yu Hakusho, como manga de historias autoconclusivas, normalmente de un episodio. Sin embargo no tardan en llegar las tramas que ocupan algo más y que nos muestran el aprendizaje y el entrenamiento del protagonista, que por el camino irá conociendo a otros personajes de lo más variopintos y se enfrentará a un repertorio de monstruos con los que Togashi da rienda suelta a su imaginación. Pero claro —y esto nos encanta en el shônen—, también irá haciendo aliados entre sus enemigos y rivales, los más destacados su compañero de instituto (y gamberro número dos) Kazuma Kuwabara, el demonio bajito de tres ojos Hiei y el misterioso y algo afeminado (solo de aspecto) Kurama. Con ellos tres Yûsuke forma el cuarteto protagonista que se enfrentará, haciendo uso de distintos poderes y habilidades, a las amenazas que van surgiendo, aunque no hay que olvidar a secundarios como la vieja maestra Genkai, la casi-novia de Yûsuke, Keiko, o Botan, la chica del mundo espiritual que le encarga a Yûsuke (y compañía) las misiones en nombre de Koenma, el hijo del ya conocido —en otros mangas y como parte de la cultura japonesa— juez del más allá. Por supuesto, también están los enemigos formidables, especialmente los hermanos Toguro y el ex detective espiritual Sensui.

yu yu hakusho reseña

Los iremos conociendo a medida que avanza la historia, una historia que pronto entra en la dinámica de las competiciones (no es ningún secreto que al autor le gustan los videojuegos y que ello se refleja en sus obras), la primera de las cuales un torneo de lucha para entrar a formar parte de los alumnos de la mencionada Genkai, y la siguiente un torneo demoníaco por equipos que ocupa casi un tercio de la obra, lo que junto al inusualmente bajo número de volúmenes para este tipo de historia (19) nos provoca aún más la sensación de que Yu Yu Hakusho es corta. La parte que viene a continuación es más una saga de estilo tradicional, de ir enfrentándose a enemigo tras enemigo, y la última… bueno, es la de la polémica.

No se puede decir que Yu Yu Hakusho sea una copia de Dragon Ball, ni siquiera se le puede acusar de inspirarse en ella (aquí por ejemplo está claro que Yusuke es el protagonista, pero los otros personajes también ganan combates), pero hay ciertas similitudes entre ambos trabajos, y no solo en el gusto por los torneos de lucha. Principalmente en lo vago que llega a ser Yoshihiro Togashi. Igual que Toriyama, en los comentarios de las solapas de los tomos no esconde que le da bastante pereza trabajar y que le cuesta llegar a las fechas de entrega, como si nadie les hubiera contado cómo es esto de dibujar manga (no tuvieron la suerte de leer Bakuman en su época, se entiende). Todo esto resulta en que, igual que en 1995 Akira Toriyama cortaría abruptamente Dragon Ball cuando justo estaba arrancando una nueva saga porque ya estaba hasta las narices de que le obligaran a alargarla, unos meses antes Togashi se le adelantaba y también terminaba con prisas su obra.

Cuando después de dos sagas bastante interesantes Yu Yu Hakusho entraba en otra que prometía bastante, situada en el mundo infernal y con un megatorneo de lucha por delante, de repente Togashi mete un salto temporal y nos cuenta mediante diálogos cómo termina esa saga, y dedica los últimos episodios del tomo 19 a atar cabos en una especie de epílogo alargado. Personalmente, si bien no me entusiasma que deje una saga a medias, o mejor dicho que haga una elipsis tan espectacular, me satisface que nos cuente qué fue de cada personaje y, a su manera, cierre la historia. Mejor eso que lo de Dragon Ball.

En cuanto al dibujo, otra de las grandes críticas al final de Yu Yu Hakusho, no estoy de acuerdo: es posible que baje un pelín el nivel, pero no demasiado. De hecho durante toda la obra, con sus limitaciones como dibujante —porque no es de los mejores, si bien es efectivo—, Togashi es bastante detallista y ofrece unos diseños como mínimo agradables, con escenas de lucha muy dinámicas y espectaculares y enemigos que desbordan originalidad. Sea como fuere, incluso si al final se produce una bajada (insisto, si la hay no se nota demasiado), el dibujo sigue estando por encima del que encontramos durante todo Hunter x Hunter, o por lo menos la parte que se ha publicado de momento en castellano, que es casi la mitad de lo que existe. En su siguiente obra, quizá para evitarse el estrés de YYH, Togashi se ha relajado notablemente en el apartado gráfico (se lo curra en alguna viñeta para que en la siguiente ese mismo paisaje consista en cuatro garabatos) y también en las entregas, no en vano llevamos 32 volúmenes en 16 años, y es que sus hiatos son tan famosos que ni siquiera haría falta convertirlos en noticias.

unnamedEn definitiva, Yu Yu Hakusho es un manga que se hace corto (y lo es), es muy ameno y tiene los ingredientes que hacen que un shônen funcione (combates, poderes, ataques especiales, personajes variopintos, drama, humor, amistad y perseverancia, entre otros), no es casualidad que en 1993 ganara el premio Shogakukan al mejor shonen, y si tenéis la ocasión de leerlo no os arrepentiréis. Claro está, si alguien os presta el manga, porque los packs de saldo deben de estar ya desaparecidos, y los dos primeros tomos, que no entraban en ellos, fueron desde el principio objeto de especulación.

  • Kevin Lara Lao

    En lo personal, Togashi se ganó mi respeto con el lento cambio de tono de la serie que se fue dando con la saga de las Hormigas Quimera… Cuando me dí cuenta pensé: ¡Alto, esto ya no es shonen!

  • Sergi

    Es una obra que, calidades aparte, tiene que estar en cualquier colección. Se presta mucho a eso.

  • Inés Borobia Díez

    yo no leo mangas (no llega pa tanto …..) pero he visto el anime y me ha gustado mucho ^^

  • pacoprz12

    Se me fue la oportunidad de hacerme con ella por packs, y me arrepentiré siempre, Togashi como siempre, un genio

  • Cotaru

    No consigo el manga! T_T no me queda otra que leerlo online.

  • Daya

    Buenas, primero pedir disculpas por comentar en una reseña que tiene ya semanas.

    Para empezar, un mensaje a todos los que se quejan por internet de que no encuentran el manga: el primer tomo se editó en el 2004, hace 10 años. ¡Habéis tenido 10 años para comprarla! ,¿Cómo os ponéis a quejaros de que no está disponible? Porque encima sí que lo está, y nueva, de primera mano; en muchas tiendas de cómics hay tomos nuevos en perfecto estado. En tiendas online también, hasta en la de la casa del libro. Pero claro, tienen solo unos cuantos números en cada tienda, es cuestión de currárselo un poquito e ir buscando.
    Además me repatea mucho tanto llorica por las redes quejándose cuando hace 10 años no vendió NADA(impidiendo que se reeditara Level E o se sacara Hunter), fue otro de los fiascos shonen de Glénat,a la que eso de sacar un shonen de la Jump con adaptación a anime famosa y que luego no le venda le ocurrió más de una vez.

    No entiendo eso de que se echan pestes de Yuyu. El anime fue emitido por varias cadenas, hasta por la Sexta. Y en teoría a Jonu le vendió bien en su época. ¿Quizás los que la critican son criajos neotakus con tendencias a ‘erudito wannabe’? Tan jóvenes que ni vivieron esa época o algo…
    No estoy para nada de acuerdo con varios párrafos de la reseña a los que les falta documentación. Una vez finalizada Yuyu, Togashi editó un pequeño fanzine de unas pocas hojas en el que explicaba cosas acerca del final abrupto. Intentando resumir: su deseo siempre había sido que si algún día conseguía editar un shonen largo sería él mismo quien tuviera el control sobre su propia obra y podría acabarla cuando quisiera. Con Yuyu le llegó un punto en que sintió que ya estaba todo contado sobre los protagonistas, pero aún así la editorial le obligó a seguir. Al final de la saga de Sensui hay una página en la que Itsuki dice algo como (no me acuerdo bien ahora) “ya está, ya hemos tenido bastante” en la que según Togashi él estaba expresando lo que sentía en esos momentos. Pero le continuaron obligando y al final en cuanto le dejaron la terminó. No es que el manga tenga una última saga con un final precipitado porque el autor era un vago que se cansó a media saga, es que él hubiera terminado la obra mucho antes de esa saga. Según dijo, llegó un punto en que queria matar a los protas. A mí me recuerda un poco a Hisoka, como si cuando a un personaje ya no le queda desarrollo lo quiere matar.
    También cuenta Togashi que además de la obligación de continuar, el ritmo de trabajo para publicar en la Jump le ponía malo: le daban continuamente pinchazos en el pecho y no podía dormir. (digo yo que eso es un problema de ansiedad, no de vagancia).

    Con Yu yu hakusho se forró, pero de lo lindo. El anime de yuyu en Japón tuvo más audencia que el de Dragon Ball, para que te hagas a la idea. Todo lo que ha sacado después lo ha hecho siendo rico y luego encima se casó con una señora que está forrada también, así que lo de vago(aunque lo sea) queda mejor como coña entre el fandom que en una reseña.

    PD: Hunter x Hunter no tiene sagas tostones, HxH es la santísima trinidad (o sea: Dios,Jesús y el Espíritu Santo). Palabra de fangirl.

    • Creo que no has detectado que me gustó mucho Yû Yû Hakusho. Que lo de que es un vago lo digo porque él mismo lo dice en los comentarios de las solapas. Que aunque luego sacara un fanzine explicándolo, información de la que no disponía (y tampoco pasa nada) y que se te agradece, el caso es que el manga termina de una forma bastante extraña. Y aun así digo en la reseña que le encuentro cierta gracia y originalidad.

      Lo de que no pudiera con el ritmo de la Jump es un problema suyo, será muy duro pero hay decenas y cientos de autores que han pasado por esa revista sin quejarse tanto y dibujando obras perfectamente cerradas, independientemente del éxito que hayan tenido.

      Y lo de las pestes de YYH me refiero precisamente a que el final cabreó a tanta gente que estaba preparado para que me quedara mal sabor de boca al leerla yo, y no ha sido así. Y repito: el dibujo del final, mejor sin duda que el de Hunter x Hunter, que es prácticamente de boceto hecho directamente con tinta.

      Por último, toda la razón en cuanto a los que se quejan: si en su día pasaste de comprártela no te puedes quejar porque al hacértela en packs (y esos packs existen porque no se vendió demasiado) falten uno o dos tomos. Tuviste tu oportunidad de comprarla mes a mes. Yo no lo hice y me he espabilado ahora.

      • Sergi

        Eso de “haberlo comprado cuando salió” es un poco injusto, la verdad, porque no todos tenemos treinta años ahora mismo: muchos nacimos después del primer boom, y muchos lo harán ahora. Y todos tienen derecho a leer y disfrutar de obras de cualquier época. Hay muchos que no la compraron porque simplemente no tenían edad (no es un shonen tan accesible como Naruto o Bleach, por ejemplo).

      • Daya

        Sólo quería explicar el porqué de ese final. Si ha sonado borde mi comentario no fue mi intención.
        Lo de que el final cabreó a tanta gente quizás sea también por el final del anime que es mucho más abierto (se inventaron muchas cosas en la última saga).

        Bueno, que no pudiera aguantar bien el hacer una gran obra trabajando 80 horas a la semana no creo que sea problema suyo, pero supongo que es solo mi opinión.

        Sergi: es cierto que no todo el mundo tiene treinta años; por suerte, a mí todavía me quedan unos cuantos para cumplirlos. Aún así, sé de una que se lo empezó a comprar cuando salió y en ese entonces tenía 12 años. Igualmente estuvieron a la venta pudiendo pedirlos en cualquier librería hasta que se saldaron, y ya te digo que buscándolos se encuentran fácilmente de primera mano, en muchas tiendas de cómics siguen teniendo tomos sueltos, y ya de segunda mano ni te digo. Quien los quiera que busque por todas las tiendas de comics de su zona que encontrará varios y el resto de tomos que los compre por internet a dreamers, casa del libro, fnac, etc.

        • Aprovecho para aclarar un par de cosas: Sergi, sí que es cierto que para quien sea jovencísimo es injusto responder así, pero yo me refería a los de mi edad, treinta y pico, que en su día vimos salir mes a mes esta colección y que la dejamos escapar y ahora lloramos (lloran, yo lo asumí) porque nos ha costado encontrar los dos primeros tomos.

          Personalmente soy de Barcelona, Daya, y el 2 lo tuve que comprar por Amazon, mientras que el 1 fue una buena compra de segunda mano a una mallorquina que se lo vendía a un precio razonable. Y había buscado, pero sin éxito. De primera y de segunda mano. Lo poco que vi, sobre todo, fue especulación. Se pedían hasta 15 euros por él por varias webs de segunda mano. De hecho estuve en el outlet que hizo EDT y ni ellos lo tenían. Solo un ejemplar que no vendían ni de coña. Fui la tercera persona que entró en el primer día del outlet, así que no es que se lo llevara otra persona 😉

          • Daya

            En el grupo de mercadillo manga de fb vi que varias personas vendían tomos por 3€ y creo que menos, no me acuerdo de los números pero sí que algunos eran del principio.

            Espero que nadie se deja timar con las especulaciones porque cualquier manga es encontrable, no se revalorizan con el tiempo ni nada por el estilo.